Así es caminar sobre el glaciar Perito Moreno

9 marzo, 2020
Aventura

La patagonia argentina esconde una de las masas de hielo más grandes del mundo. Hoy conocemos de cerca su extraño relieve.

Parece una entrada a otra dimensión. El relieve es peculiar, el reflejo del sol te quema, los crampones marcan el ritmo. El primer paso por el Perito Moreno deja con la boca abierta a cualquiera. Y no es para menos, pues estamos encima de uno de los glaciares más grandes del mundo, una enorme masa que recorre kilómetros y kilómetros hasta posar su cara principal sobre una roca a disposición de quien quiera contemplarla.

Antes del primer paso por el gigante helado, ya ha habido tiempo para la sorpresa. La primera se da en el viaje en autobús que arranca desde El Calafate, el pueblo de la patagonia argentina más cercano a la maravilla natural. Por la ventanilla, asoma una enorme línea de hielo arropada por un lago con azules de varios tonos. Al llegar, la estampa es aún más sorprendente. Nunca he visto nada igual. Una pasarela te acerca, a escasa distancia, hasta la fachada de 70 metros que supone el fin del glaciar.

Las vistas dan para una enorme bolsa de pipas. Todavía más cuando a uno le invade el sonido de los crujidos del hielo, un paso previo a la caída de enormes bloques al agua, con toda la función que eso supone. Pero, entre tanto cubito apilado, el plato fuerte llega ahora: cogemos un barco, cruzamos el lago, nos ponemos los crampones e iniciamos la aventura de andar sobre un glaciar.

Escrito por: Pablo Gonzalez

Abrir chat